Amores de Planta

Del tronco sinuoso salta a la vista el rostro de un hombre atrapado en el tedio de la espera de eso que parece no llegar nunca. Es un rostro largo y adusto que intenta emerger para gritarle al mundo que ahí está, que está vivo y sólo quiere un poco de atención.

Sigue leyendo…